Soy el Comisario Ernesto Santamaría de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Estoy radicado en Valencia España, hace muchos años, soy Profesor Instructor de la Policía de varios paises. Fundé este blog y este grupo para intercambiar conocimientos entre las diferentes policias del mundo y de esta manera profesionalizarnos en la lucha contra el delito y el crimen organizado.

martes, 16 de junio de 2009

CASO (MASACRE DE YUMARE)


TSJ procesa solicitud de extradición contra López Sisco por masacre de Yumare

Caracas, 16 Jun. ABN.-
La solicitud de extradición de Henry López Cisco, ex funcionario de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), implicado en la masacre de Yumare, debe ser referida al Gobierno de Costa Rica por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).
La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, sostuvo lo anterior durante un acto instalado este martes en el cuartel San Carlos, en Caracas, en el que familiares de las víctimas en Yumare recibieron los restos mortales para darles sepultura.
“Hace tres años los familiares de las víctimas querellaron y, frente a eso, el Ministerio Público (MP) se abocó al conocimiento de la causa. Desde ese entonces, 29 personas han sido imputadas. También presentamos un acto conclusivo contra López Cisco para pedir su extradición ante el Tribunal de Control, y éste -a su vez- lo remitió al TSJ.
Estamos ahora a la espera de que el máximo organismo judicial refiera a Costa Rica la solicitud de extradición correspondiente”, explicó Ortega Díaz.
La masacre de Yumare tuvo lugar el 8 de mayo de 1986, pero fue durante el Gobierno actual (1998 hasta la fecha) que comenzaron a desempolvarse las denuncias en torno al hecho, que fue archivado como “un enfrentamiento entre guerrilleros (las víctimas) y funcionarios de la Disip”, quienes pretendieron argumentar el asesinato de las nueve personas diciendo que éstas habían tendido una emboscada contra los uniformados.
No obstante, documentos incluidos en el expediente dan fe de un proceso judicial amañado para favorecer a los funcionarios de la Disip, entre quienes se hallaba el prófugo Henry López Sisco, y que los decesos en realidad fueron causados por impactos de bala en la cabeza y tórax de las víctimas, detonados a corta distancia (ajusticiamiento).
Sobre el tema, el periodista y ex vicepresidente ejecutivo de la República José Vicente Rangel destacó que la reapertura del caso implica que “ha comenzado a afianzarse la lucha contra la impunidad, en la cuarta República y en la quinta también (actual Gobierno), período en el que los hijos y nietos políticos-ideológicos del puntofijismo han cometido sus crímenes. Por ejemplo, tenemos más de 250 luchadores sociales del campo que han sido asesinados por sicarios, pagados por ganaderos y terratenientes en Zulia, Táchira y Barinas.
Esos crímenes están impunes, pero hemos comenzado a dar pasos importantes para que no siga pasando”. Asimismo, puso como ejemplo de “las grandes omisiones de este proceso”, el hecho de Henry López Cisco haya ejercido sin obstáculo alguno la dirección general de Seguridad en la Gobernación de Zulia, cuando ésta era liderada por Manuel Rosales (también prófugo de la justicia tras ser acusado de corrupción).
Las nueve víctimas de la masacre de Yumare respondían a los nombre de Rafael Ramón Quevedo Infante, Ronald José Morao Salgado, Nelson Martín Castellano Díaz, Dilia Antonia Rojas, Luis Rafael Guzmán Green, José Rosendo Silva Medina, Pedro Pablo Jiménez García, Simón José Romero Madriz y Alfredo Caicedo Castillo. Los familiares y testimonios de personas allegadas a ellos aseguran que los nueve eran luchadores sociales y comulgaban con ideales políticos de izquierda.